Novena de Oro de Pentecostes

A todos los hermanos de la Renovación Carismática Católica de Argentina:

FELIZ JUBILEO DE ORO  !!!!

¡Pentecostés: La fiesta del amor!

Para gran alegría de nuestras almas se acerca la gloriosa Celebración de Pentecostés.

Como Equipo Nacional de la RCC de Argentina les pedimos a todos, a lo largo y ancho de nuestra amada Argentina, rezar y difundir la Novena de Pentecostés, para que, de esta manera se difunda la espiritualidad de Pentecostés, para una nueva Cultura de Pentecostés, la única que puede engendrar la Civilización del Amor y dar un renovado impulso a la Nueva Evangelización.

La Novena al Espíritu Santo es de FUNDAMENTAL importancia para todos nosotros, ya que Pentecostés es esencial a Nuestra Identidad, estamos llamados a ser: Memoria, Rostro y Signo de Pentecostés. 

Quiera el Espíritu Divino derramar su luz sobre nuestras almas, tocar nuestros corazones, revelarnos el mundo de la santidad y de la gracia, para que le amemos más y más y nos dejemos conducir siempre por sus mociones santas.

Invoquemos al Espíritu Santo con la oración de San Juan XXIII:  “Renueva Tus maravillas en nuestros días, como un Nuevo Pentecostés. Concede a Tu Iglesia que, unida y firme en oración con María, la Madre de Jesús, y siguiendo el ejemplo del bendito Pedro, pueda promover el reino de nuestro Divino Salvador, el reino de verdad y justicia, el reino del amor y la paz. Amén.”

 Padre Juan Cavero     –   Asesor Nacional

Padre Gabriel Lauria  – Vice Asesor Nacional            

Daniel R. Aimaretti  – Coordinador Nacional              

NOVENA AL ESPÍRITU SANTO

 Introducción

Esta novena al Espíritu Santo tiene un hilo transversal que se va desglosando a lo largo de los nueve días: el Veni Creator.  La reflexión de cada día corresponde a algún verso de este Himno.  Sus seis estrofas están contenidas con uno o dos versos de cada una, de tal manera que al terminar con el noveno día, se recorre prácticamente todo el Himno.

Hemos querido centrarnos en el Veni Creator porque es un Himno no solamente “rico en inspiraciones sino que “encierra en sí una grandiosa visión teológica sobre el Espíritu Santo en la historia de la salvación”, según el P. Raniero Cantalamessa.  El contenido de las consideraciones está tomado del libro: “El Canto del Espíritu” del Padre Raniero.

Pedimos como intenciones de esta Novena:  

  • Fortalecer Nuestra Identidad Carismática Católica en este año en que celebramos el Jubileo de ORO de nuestra amada Corriente de Gracia, intercediendo por la RCC de toda nuestra Argentina.
  • Por los equipos de servicio de Coordinación Nacional,  Regionales y Diocesanos, para que sean abundantemente bendecidos y sean de bendición para todas las diócesis y regiones del país.
  • Por Monseñor Han Lim Moon, nuestro Asesor Episcopal.
  • Vivir una profunda experiencia de Cenáculo.
  • Ser capacitados para ser misioneros de la Cultura de Pentecostés, experimentando una nueva efusión del Espíritu Santo.
  • Interceder insistentemente por nuestra Patria.
  • Por la unidad, la renovación pastoral y la santidad de toda la iglesia.

Oración inicial para todos los días.

ESPÍRITU SANTO, un gran anhelo arde en el corazón de tus hijos al iniciar esta novena: deseamos que vengas con tu fuerza y tu poder, con tu luz y con tu fuego, a fortalecer nuestras débiles voluntades,  a iluminar nuestras mentes  y a  encender nuestros corazones y nuestros Grupos de Oración, Comunidades, Ministerios, Células de intercesión, Diócesis, Regiones y Equipo Nacional,   con el fuego de tu amor.

Humildemente te pedimos, que nos des las disposiciones necesarias para hacerte una morada digna, en nuestro interior:

– Purifícanos de todo lo que sea un obstáculo, para que vengas con la abundancia de tus dones y gracias.

-Concédenos aquella apertura de corazón que, vaciado de sí mismo, se ensancha para recibirte.

-Danos la gracia de anhelarte como Grupos de Oración, Comunidades, Ministerios  y como Equipos Coordinado res de la RCC,  unidos en la oración y fervientes en el amor.

Con María, la Madre de Jesús, te esperamos como los apóstoles en el cenáculo:

 ¡Ven , Espíritu Santo! ¡Ven!

 ORACION FINAL PARA CADA DÍA PIDIENDO POR LOS SIETE DONES DEL ESPÍRITU SANTO.

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos la llama de tu amor. Oh, Dios, que con la luz del Espíritu Santo iluminas los corazones de tus fieles, concédenos que guiados por el mismo Espíritu, disfrutemos de lo que es recto y nos gocemos con su consuelo celestial.

1-  Ven, Espíritu Santo, por tu don Sabiduría, concédenos la gracia de apreciar y estimar los bienes del cielo y muéstranos los medios para alcanzarlos. Gloria …

2 – Ven, Espíritu Santo, por tu don de Entendimiento, ilumina nuestras mentes respecto a los misterios de la salvación, para que podamos comprenderlos perfectamente y abrazarlos con fervor. Gloria…

3 – Ven, Espíritu Santo, por tu don de Consejo, inclina nuestros corazones a actuar con rectitud y justicia para beneficio de nosotros mismos y de nuestros semejantes. Gloria …

4 – Ven, Espíritu Santo, por tu don de Fortaleza, fortalécenos con tu gracia contra los enemigos de nuestra alma, para que podamos obtener la corona de la victoria. Gloria …

5 – Ven, Espíritu Santo, por tu don de Ciencia, enséñanos a vivir entre las cosas terrenos para así no perder las eternas. Gloria …

6 – Ven, Espíritu Santo, por tu don de Piedad, inspíranos a vivir sobria, justa, y piadosamente en esta vida, para alcanzar el cielo en la otra vida. Gloria …

7 – Ven, Espíritu Santo, por tu don de Temor de Dios, hiere nuestros cuerpos con tu temor para así trabajar por la salvación de nuestras almas. Gloria …

1er. Día.  VEN, ESPÍRITU CREADOR.

El Espíritu Creador transforma el caos en cosmos.

¿Cómo puede un ser que ya existe invocar al  Espíritu Santo como creador?

Invocar al Espíritu como creador:

– supone volver, en la fe, a ese momento en que Dios ya tenía sobre nosotros todo poder, aun cuando no éramos más que un pensamiento de su corazón y Él podía hacer de nosotros lo que quisiera, sin menoscabar nuestra libertad;

– es devolver a Dios nuestra libertad. Es volver a ponernos por decisión espontánea, como la arcilla en manos del alfarero, diciéndole las palabras que Él mismo inspiró al efecto: “Señor, Tú eres nuestro Padre, nosotros somos la arcilla y Tú el alfarero, somos todos obra de tus manos” (Is.  64,7);

– significa abandonarnos a la acción soberana de Dios, con una confianza total; significa quitar toda condición y estar dispuestas a todo. Es darle a Dios un cheque en blanco, como hizo María cuando dijo: “Aquí está la esclava del Señor, que me suceda según dices” (Lc. 1,36).

La acción creadora del Espíritu está en el origen de la perfección de lo creado. Él es siempre el que lleva del caos al cosmos; en definitiva: del desorden al orden, de la confusión a la armonía, de la deformidad a la belleza, de lo trillado a la novedad. Es aquel que: “crea y renueva la faz de la tierra”.

Por la primera creación, somos criaturas de Dios; por la segunda creación, somos además hijos de Dios. La nueva creación no es otra cosa que el nuevo nacimiento “de lo alto” o “del Espíritu”, del que habla Jesús en el Evangelio (Jn.3,3-5). Su máxima creación es nuestra conformación a Cristo Jesús.

Oración:

– El Espíritu de Dios, que actuaba sobre el caos primordial y dentro del mismo, sigue actuando en el mundo, por eso le pedimos:

– Ven, Espíritu, aletea y sopla también sobre la parte de caos que hay en mí, en mi grupo de oración, en mi Diócesis,  en mi Región, en la RCC de Argentina, en la Iglesia, en el mundo, transfórmanos en una nueva creación: haz cada día más plena nuestra realidad filial y nuestra fidelidad.

– Penetra todo lo que aún es oscuro, confuso o superficial, revélanos la profunda verdad de la Voluntad del Padre sobre nuestra RCC de Argentina y sobre nuestras vidas.

– Que tu aliento nos impulse a abandonar nuestras concretas situaciones personales en la búsqueda humilde y activa de la “nueva tierra” a donde quieres conducirnos. ¡Desinstálanos, quebrántanos, modélanos!

– Que tu fuerza nos encienda para descubrir la verdad en el amor, huyendo de cuanto pueda   entibiar el cariño  fraterno y posponer el supremo valor de la unión entre nosotros.

– ¡Nos hace falta un nuevo y santo Pentecostés!

Desciende a nuestra tierra abierta y llena de esperanza, sedienta de Ti.

– Tú que haces nuevas todas las cosas, haz de nosotros una creación nueva, renacida al calor de Pentecostés, para gloria del Padre y extensión de tu reinado entre los hombres. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

¡VEN, ESPÍRITU CREADOR,  RENUEVA NUESTRA RCC Y NUESTRO CORAZÓN!

2º. Día.  VEN … VISITA … LLENA DE TU GRACIA LOS CORAZONES QUE HAS CREADO.

El Espíritu Santo renueva en nuestros días los prodigios del primer Pentecostés.

De Jesús se dice que “lleno del Espíritu Santo” regresó del Jordán (Lc. 4,1); llenos del Espíritu Santo se dice también que estaban Juan, el Bautista, Isabel y Esteban. La narración del milagro de Pentecostés dice que: “Todos quedaron llenos del Espíritu Santo”(Hch. 2,4).

El Espíritu Santo, como gracia, es el don absolutamente gratuito, inmerecido, de Dios a los hombres.

El Espíritu Santo no es una realidad intemporal, vaga, que envuelve al creyente un poco como hace la atmósfera con la tierra. El, cómo Cristo,  ha entrado en la historia, y mediante el Bautismo, en la vida de todo creyente.

La gracia es el Espíritu Santo, por tanto, lo que le pedimos es que nos  llene de Sí mismo.

¡VEN, VISITA, LLENA!

Que se realice en nosotros una nueva efusión del Espíritu, un nuevo Pentecostés.

¿Qué necesitamos para que podamos tener esta experiencia? Primero, pedir con insistencia el Espíritu Santo al Padre, en el nombre de Jesús, ¡y esperar a que el Padre responda! Hay que tener una fe llena de esperanza.

¿Sobre quién viene el Espíritu Santo? Viene donde es amado, donde es invitado, donde es esperado.

El que clama: “Ven, visita, llena”, se entrega al Espíritu, le da las riendas de su vida, las llaves de su casa, por eso tenemos que estar preparados a que algo cambie en nuestra vida.  No podemos invitar al Espíritu Santo a venir, a llenarnos, con tal de que lo deje todo como estaba. “Lo que el Espíritu toca, el Espíritu cambia”. ¡Entregarse al Padre, para que el Padre nos entregue su Espíritu!  Esa la condición …

Oración

– Te pedimos, Padre, el don de tu Espíritu para que se derrame sobre nosotros con una nueva efusión de gracia, y podamos experimentar la fuerza que movió a los apóstoles a entregarse con ardor a la difusión de la Buena Nueva, a fin de extender con pasión tu Reinado de Amor en el mundo.

– Renueva, Espíritu Santo, en nuestras vidas, Grupos de oración, Comunidades, Ministerios, Diócesis, Regiones y Nación todos los prodigios que realizaste al comienzo de la predicación del Evangelio: ¡Ven, visita, llena nuestros corazones con el fuego de tu amor!

– Que la venida de tu Espíritu, Señor, venga a renovar la faz de la tierra, y despierte en todos los hombres anhelos de fraternidad e iniciativas para ir construyendo la civilización del amor.

– Que la Iglesia toda se abra generosamente a recibir el don del Espíritu para ser un signo transparente de unidad y de paz ante los hombres.

– Suscita, Espíritu Santo, en muchos jóvenes el deseo de seguir a Jesús, y dales la fortaleza para responder generosamente a tu llamado. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

VEN, ESPÍRITU DE PLENITUD, VISÍTANOS Y LLÉNANOS CON EL FUEGO DE TU AMOR!

3er. Día. TÚ ERES NUESTRO PARÁCLITO.

El Espíritu Santo nos enseña a ser Paráclitos.

El concepto Paráclito, aplicado al Espíritu Santo, no es tan extraño. Se trata de la culminación de toda una línea de pensamiento bíblico. En el Antiguo Testamento, Dios es el gran consolador de su pueblo, aquel que proclama: “Soy yo quien os consuela”, “vuestro Paráclito” (Is. 51,12), aquel que “consuela como una madre” (Is. 66,13).

Este consuelo de Dios, o este “Dios del consuelo” (Rom. 15,5), se ha encarnado en Jesucristo, que se define como el primer Consolador o Paráclito (Jn. 14,15).

“Paráclito” es el título que expresa con más claridad el carácter personal del Espíritu Santo. Aquel que continúa la obra de Cristo y lleva a cabo las obras comunes de la Trinidad, el “otro Consolador”, como lo llama precisamente Jesús.

Con este término estamos tocando en cierto sentido, el vértice de la revelación sobre el Espíritu Santo. El no es sólo “algo”, sino “Alguien”.  Alguien que permanece en nosotros como presencia, interlocutor, defensor, amigo consolador, el “dulce huésped del alma”, aquel que fue el compañero inseparable de Jesús, ya durante su vida terrena, y ahora quiere serlo también de cada uno de nosotros. Todo lo mejor, lo más dulce, que una persona pueda esperarse de otra persona, e infinitamente más, se encuentra en Él.

¡Tenemos que convertirnos nosotros mismas en paráclitos!

¿Cómo debemos consolar? Con el mismo consuelo que hemos recibido de Dios.

San Pablo escribe: “Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de todo consuelo. Él es el que nos conforta en todas nuestras tribulaciones, para que, gracias al consuelo que recibimos de Dios, podamos nosotros consolar a todos los que se encuentran atribulados” (II Cor. 1,3-4).

En cierto sentido, el Espíritu Santo nos necesita para ser paráclitos. Él quiere consolar, defender, exhortar; pero no tiene boca, ni manos, ni ojos para “dar cuerpo” a su consuelo. Pero tiene nuestras manos, nuestros ojos, nuestra boca.

Pidamos esta gracia a María, a quien la piedad cristiana honra con el título de “Consoladora de los afligidos” y “Abogada” de los pecadores. ¡Ella sí que se ha hecho “paráclito” para nosotros!

Oración

Espíritu Consolador, abre nuestros brazos y nuestro corazón ante las necesidades más urgentes de nuestro mundo,  y permite que seamos dentro de él, imagen y presencia viva de Jesús Sacerdote y Víctima, de tal manera que identificados en su actitud de enviado del Padre, prolonguemos en la tierra su amor sacerdotal, y podamos ir haciendo presente tu Reinado de Amor.   Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

VEN, ESPÍRITU CONSOLADOR, HAZNOS  “PARÁCLITOS” PARA NUESTROS HERMANOS.

4º  Día. DON ALTÍSIMO DE DIOS.

El Espíritu Santo nos enseña a hacer de nuestra vida un don.

El Espíritu Santo es el máximo don de Dios, pues “no hay don más excelente que la caridad”.

Son innumerables los pasajes del NT, en los que al Espíritu Santo se le presenta como el don de Dios: “Si conocieras el don de Dios…” dice Jesús a la Samaritana (Jn. 4,10), y el contexto, que había del agua viva, siempre ha hecho pensar que ahí se alude al Espíritu Santo (Jn. 7,38).

El Espíritu Santo es en la Trinidad no sólo el don, que procede del Padre y del Hijo, en sentido pasivo –aquel que es donado-: es también, activamente, la “donación”, aquel que impulsa al Hijo a volver a donarse al Padre. Es el principio mismo de la autodonación: es “don” y “donarse” al mismo tiempo.

El Espíritu Santo no infunde en nosotros sólo el “don de Dios”, sino también la capacidad y la necesidad de donarnos. Nos contagia, por así decirlo, con su mismo ser. Él es la “donación”, y donde llega crea un dinamismo que nos conduce a convertirnos, a nuestra vez, en don para los demás.

Si el Espíritu es el que derrama y prolonga, por así decirlo, en la historia el acto de donarse que es propio del Dios trino, entonces Él es el único que puede ayudarnos a hacer de nuestra vida un don y una “ofrenda viva”.

Para San Pablo, la única respuesta adecuada a la Pascua de Cristo es:

“Os pido, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que os ofrezcáis como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios” (Rom. 12,l).

Todo lo que no damos se pierde, ya que, estamos destinados a morir, morirá con nosotros todo aquello que hayamos conservado hasta el último momento, mientras que lo que damos se sustrae a la corrupción y, por así  decirlo, es enviado a la eternidad.

Si todo esto es válido para cualquier cristiano, lo es de un modo particular para nosotros.  No podemos, por nosotros mismos, hacer de nuestra vida este don a Dios a favor de los hermanos, sin una ayuda especial del Espíritu Santo.

El propio Jesús, se ofreció al Padre con la cooperación del Espíritu Santo (Hb. 9,14).

Oración

Padre Santo, impulsados por el Espíritu Santo, que ha derramado su amor en nuestros corazones, nos ofrecemos como hostias vivas y te presentamos nuestras vidas y nuestros Grupos de oración, Diócesis, Regiones y Nación en disponibilidad total a tu Voluntad.

VEN, DON DE DIOS ALTÍSIMO,  ENSÉÑANOS A HACER DE NUESTRA VIDA Y SERVICIO UN DON.

5º. Día. TÚ, EL DEDO DE LA DIESTRA DE DIOS.

 El Espíritu Santo nos trasmite el poder de Dios.

El fresco de la creación del hombre, pintado por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, presenta a Dios Padre estirando su brazo derecho y extendiendo su dedo divino hasta casi tocar el dedo de Adán que está reclinado en el suelo y vuelto hacia él, es tal vez, la mejor representación visual que se pueda dar del título “dedo de la diestra de Dios” atribuido al Espíritu Santo, que manifiesta, por un lado energía y vida, y por otro, abandono y espera.

Hoy podemos ser nosotros ese Adán débil y tumbado en el suelo que estira su dedo esperando recibir de Dios energía y vida.

Nuestros Grupos de Oración y nuestros Equipos Coordinadores Diocesanos, Regionales y Nacional,  necesitan el toque del dedo de Dios para manifestar, a su vez, en su actuación, ese poder y esa autoridad que Cristo emanaba con la palabra y con la acción, y que hacía exclamar a los presentes: “¿De dónde le vienen a éste esa sabiduría y esos poderes milagrosos?

Cuando Jesús hablaba, o extendía su mano, siempre sucedía algo: los que sufrían, eran confortados; los que tenían ataduras, eran liberados; el demonio era expulsado. Las suyas no eran sólo palabras: en ellas estaba el poder del Espíritu de Dios.

Esto es lo que más necesitamos: poder y eficacia sobrenatural en nuestro servicio del Reino. No con el poder y la fuerza humanos, sino con los del Espíritu se pueden “allanar las montañas” que están ante nosotros.

Ese dedo sigue extendiéndose hacia cada uno de los miembros del Cuerpo de Cristo, para comunicarle la energía que emana del Resucitado. Ya no comunica tan sólo fuerza creadora, sino también fuerza redentora. “Acerca tu dedo…; acerca tu mano y métela en mi costado” (Jn. 20,27), dice el Resucitado a Tomás. Él acercó su dedo, acercó su mano y recibió, del contacto con Cristo, una “sacudida” tan saludable que todas sus dudas se vinieron abajo. Es este contacto Pascual lo que el Espíritu realiza hoy en la Iglesia, porque Cristo “vive en el Espíritu” y el Espíritu es la fuerza misma del Resucitado.

Él nos dará nuevo entusiasmo e inspiración, nuevo valor y nuevo vigor espiritual. Sin Él somos un cuerpo sin vida.

“¡Toca el que cree!” Toca el Espíritu y es tocado por el Espíritu el que cree, el que “consiente”, entregándose a Él con una docilidad absoluta.

Al “dedo de Dios” que se extiende hacia el hombre para comunicarle su energía, ha de corresponder, como en el grandioso fresco de Miguel .Ángel, el dedo del hombre que se extiende, en la fe, para recibirla.

Oración

Espíritu de Dios, derrama sobre cada una de tus hijos, Grupos de oración, Diócesis, Regiones y Nación,  tu poder, tu unción,  tu mentalidad y tu amor.

Tócanos y nueva vida, nuevo entusiasmo y nuevo ardor circulará con fuerza por las arterias de nuestros Grupos de Oración,  Diócesis, Regiones y Equipo Nacional,  para darte a conocer y amar a todos nuestros hermanos, y extender con nuevo vigor, tu Reinado de Amor en el mundo.  Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

VEN, ESPÍRITU DE DIOS, DERRAMA EN NOSOTROS TU FUERZA PODEROSA.

6º. Día. ENCIENDE TU LUZ EN LA MENTE.

El Espíritu Santo nos guía hacia  la verdad plena.

¿Qué es lo que ilumina concretamente el Espíritu Santo?

Pablo dice que Él nos hace conocer “las profundidades de Dios”, “las cosas de Dios”, “lo que Dios gratuitamente nos ha dado” (1Cor.  2,10-12).

El Espíritu Santo enciende en la mente la luz de Cristo, hace presente a Aquel que dijo: “Yo soy la luz del mundo”(Jn. 8.12).

El Espíritu Santo ilumina también nuestro destino. En la Carta a los Efesios se pide a Dios Padre que ilumine los ojos de nuestra mente con un espíritu de revelación para comprender: “cuál es la esperanza a la que hemos sido llamados, cuál la inmensa gloria que Él ha otorgado en herencia de su pueblo”  (Ef. 1,17-18).

La experiencia más frecuente del Espíritu que “enciende” su luz en la mente, la tenemos leyendo las Escrituras. Él continúa, en la Iglesia, la acción del Resucitado que, después de la Pascua, “les abrió la inteligencia para que comprendieran las Escrituras”(Lc. 24,25).

Pero este verso del Veni Creator nos interpela y nos impulsa a la acción. Después de decirnos que nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios para conocer lo que Dios gratuitamente nos ha dado, Pablo añade enseguida, que el Espíritu Santo encuentra un obstáculo decisivo en este camino:

El hombre mundano no capta las cosas del Espíritu de Dios. Carecen de sentido para él y no puede entenderlas, porque sólo a la luz del Espíritu pueden ser discernidas” (1 Cor. 2,14).

Si no quitamos este obstáculo, esos mundos que el Espíritu revela a la mente quedarán cerrados para siempre. Dios tendrá que seguir repitiendo con tristeza: “Mis planes no son como vuestros planes…”  (Is. 55,8).

¡Cuánta necesidad de ser purificados, para ser iluminados !

Dichosos los que tienen un corazón limpio, porque ellos verán a Dios”(Mt. 5,8).

Oración

ESPÍRITU DE DIOS, te consagramos nuestra mente y nuestros Grupos de oración, Comunidades, Ministerios,  Diócesis, Regiones y Nación, purifícalas de toda tiniebla y enciende en ellas tu luz esplendorosa. Hazlas un instrumento del conocimiento de Dios, enséñalas a penetrar con sabrosa experiencia en la belleza del Misterio de Cristo Jesús Sacerdote y Víctima, de su Persona, su Obra y su  Palabra.  Que nos establezca en la verdad del amor y  nos lleve a conocer la hermosura de nuestra vocación a la filiación divina y la esperanza de gloria a la que hemos sido destinadas.  A tu luz, Espíritu Santo, caminaremos en la luz, seremos hijos de la luz e irradiaremos tu luz.  Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

VEN, ESPÍRITU DE VERDAD, GUÍANOS A LA VERDAD COMPLETA.

7º. Día. ALEJA DE NOSOTROS AL ENEMIGO Y DANOS PRONTO LA PAZ.

El Espíritu Santo nos concede la gran paz de Dios.

Paz expresa uno de los anhelos más universales y profundos de todo ser humano.

Cuando decimos “aleja de nosotros al enemigo y pronto ven a traernos la paz”, pedimos, al Espíritu Santo que realice en nuestra vida aquello que realizó en Cristo. Que nos ayude a superar el mal, la tentación, y nos haga gustar, ya en esta vida, alguna primicia de aquella paz eterna que nos espera en el cielo.

La paz que le pedimos al Espíritu no es la de una vida tranquila, es más bien la paz durante la prueba y después de la misma, “descanso de nuestro esfuerzo” como dice la Secuencia de Pentecostés.

La paz interior existe en la medida en que, ya desde esta vida, en la fe y en la entrega, nos adhiramos a la Voluntad de Dios.  Por eso, cuando pedimos al Espíritu Santo que nos dé la paz, implícitamente le estamos pidiendo que nos ayude a adherirnos, en cada momento y en todas las cosas, a la Voluntad del Padre, como hacía Jesús. Todo “fiat” a la Voluntad Divina se traduce en un aumento de paz.

Jesús nos enseña que la paz es fruto de victorias: pero no de victorias sobre los enemigos, sino sobre uno mismo. Se obtiene negándonos a nosotros mismos, venciendo nuestro orgullo, nuestra violencia y nuestra ira. En la Cruz nos ha enseñado de un modo definitivo cómo se obtiene la paz: “El ha restablecido la paz, destruyendo en Sí mismo la enemistad” (Ef.  2, 15ss.).

¡Destruyendo “la enemistad”, no al enemigo; destruyéndola “en Sí mismo”, no en los demás!

Por otra parte, no se puede reducir la paz a un asunto privado, íntimo, a la paz del corazón; la paz tiene una dimensión social y es un fruto del Espíritu, en el sentido de que es el resultado conjunto de la libertad de todos, estimulada e impulsada por la acción del Espíritu. Dondequiera que se alcance la paz, allí está actuando, de algún modo, el Espíritu Santo.

La paz, además de ser un don de Dios y un fruto del Espíritu, es también en el Evangelio, una bienaventuranza; no se sitúa sólo en la línea de la gracia y las virtudes, sino también en la línea de las obligaciones y compromisos: “Dichosos los que construyen la paz, porque serán llamados hijos de Dios”(Mt. 5,9).

Oración

Ven, Espíritu de paz, de confianza, de fuerza y de santa alegría. Suscita en nosotros el compromiso de construir la paz y la justicia, para ser verdaderamente testigos de tu Reino.

Ven, alegría oculta en las lágrimas del mundo; ven, Padre de los pobres; ven, socorro de los oprimidos.

No tenemos nada que pueda obligarte, pero por eso, estamos más llenos de confianza.

Nuestro corazón teme ocultamente que vengas, porque eres desinteresado y delicado; porque eres distinto a él.

Pero la más firme promesa es que Tú vienes.  Quédate con nosotros.  Quédate en nuestros Grupos de oración, Comunidades, Ministerios, Diócesis, Regiones y Nación.

¡VEN, ESPÍRITU DE PAZ,  VEN A TRAERNOS LA PAZ DE DIOS!

8º. Día. HAZ QUE POR TI CONOZCAMOS AL PADRE.

El Espíritu Santo nos infunde el sentimiento de la filiación divina.

Con esta invocación le estamos pidiendo al  Espíritu que haga dos cosas: que nos haga conocer a Dios como Padre de Nuestro Señor Jesucristo, como “Padre eterno”; y que nos haga conocer a Dios como nuestro “Padre”, es decir, que nos infunda el sentimiento tierno de la filiación divina.

El Espíritu Santo no sólo nos hace “conocer al Padre, sino que nos hace “estar” en el Padre: “En esto conocemos que permanecemos en Él, y Él en nosotros: en que nos ha dado su Espíritu”(1 Jn.  4,13).

En el centro de la nueva vida que  brota de la Pascua de Cristo, San Pablo sitúa la obra que el Espíritu Santo realiza en las profundidades del corazón  humano, cuando le hace descubrir a Dios como Padre, y a sí mismo como hijo de Dios: “Y la prueba de que son hijos es que Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: “Abba”, es decir, “Padre” (Gal. 4,6; Rom 8, 15-16).

HAZ QUE EN TI CONOZCAMOS AL PADRE

Sobre todo una cosa: ¡Danos a conocer el amor del Padre!

Esta es la misión por excelencia del Paráclito: derramar en nuestro corazón el amor de Dios; darnos, de Él, no sólo un conocimiento abstracto, sino el sentimiento vivo. Por eso se porta “como una madre que enseña a su niño a decir “papá”, y repite este nombre con él, hasta que el niño se acostumbra a llamar al padre hasta en sueños”.

No hay plegaria más importante que podamos dirigir al Espíritu que ésta: ¡Danos a conocer el amor que el Padre nos tiene, y eso nos basta!

Pedir esto, significa también satisfacer sus deseos, obedecer a sus mandatos. Por eso le decimos: ¡Danos a conocer la Voluntad del Padre! Es precisamente mediante el Espíritu Santo, como Dios nos da a conocer sus planes más secretos (Ef. 1,9).

DANOS A CONOCER AL HIJO

San Pablo habla de un conocimiento “superior”, y hasta “sublime”, de Cristo, que consiste en conocerlo y proclamarlo “Señor”: (Flp. 3,8).  Es la proclamación que, unida a la fe en la Resurrección de Cristo, nos salva (Rom. 10,9). Y este conocimiento lo hace posible sólo el Espíritu Santo: “Nadie puede decir: “Jesús es Señor”, si no está movido por el Espíritu Santo” (1 Cor. 12,3).

La fuerza objetiva de la frase: “Jesús es Señor”, está en el hecho de que hace presente la historia y en particular el Misterio Pascual: “Para eso murió y resucitó Cristo: para ser Señor de vivos y muertos”(Rom. 14,9).

En lo que depende de nosotros, la fuerza de esa proclamación está en que supone también una decisión. Quien la pronuncia decide sobre el sentido de su vida. Es como si dijera: “Tú eres mi Señor”; yo me someto a Ti. Te reconozco libremente como mi Salvador, mi jefe, mi maestro, aquel que tiene todos los derechos sobre mí.

Oración

Espíritu de Dios, te amamos porque eres el mismo Amor. Por Ti, tenemos a Dios como Padre y a Jesús como hermano.   Por Ti,  conocemos al  Padre   y  eres Tú quien nos haces exclamar: “¡Abbá, Padre!”.

Por Ti conocemos al Hijo, nos revelas su misterio y nos configuras a Él haciéndonos hijos en el Hijo.

Eres Tú, quien nos hace exclamar: ¡Jesús es mi Señor!

Haznos saborear el misterio de nuestra filiación divina.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

¡VEN, ESPÍRITU DE FILIACIÓN,  HAZNOS HIJOS EN EL HIJO!

9º. Día.  Y EN TI, QUE ERES DE AMBOS, HAZ QUE CREAMOS  ETERNAMENTE.

El Espíritu Santo nos ilumina sobre el Misterio de su Persona.

¡Creer en el Espíritu Santo! Significa creer que Él es el amor mutuo entre el Padre y el Hijo, el beso, el abrazo recíproco, lleno de júbilo y felicidad, y que, gracias a Él, el ser humano se haya incluido, de algún modo, en este abrazo y este beso del Padre y del Hijo.

Esto es lo que debe significar para nosotras decir: “¡Creo en el Espíritu Santo!”.

No sólo creer en la existencia de una tercera Persona en la Trinidad, sino también creer en su presencia en medio de nosotros, en nuestro mismo corazón.

Creer en la victoria final del amor. Creer que el Espíritu Santo está conduciendo a la Iglesia hacia la unidad completa, del mismo modo que la está conduciendo a la verdad completa.

Creer en la unidad final de todo el género humano, aunque se nos antoje muy lejana y tal vez sólo escatológica, porque es Él quien guía la historia y preside el “regreso de todas las cosas a Dios”.

Creer en el Espíritu Santo significa, pues, creer en el sentido de la historia, de la vida, en el cumplimiento de las esperanzas humanas, en la total redención de nuestro cuerpo y del cuerpo más grande que es todo el cosmos, porque es Él quien lo sostiene y lo hace gemir, como entre los dolores de un parto.

Oración

Creer en el Espíritu Santo significa adorarlo, amarlo, bendecirlo, alabarlo y darle gracias; como queremos hacerlo ahora para concluir esta preparación a su venida:

– Gracias, Espíritu Santo, porque transformas continuamente nuestro caos en cosmos; porque has visitado nuestras mentes y has llenado de gracia nuestros corazones.

– Gracias, porque eres luz que lo escudriña todo, nos enseñas a discernir y a descubrir la verdad; gracias, porque nos has dado la certeza de esta presencia operante tuya a lo largo de nuestra vida.

– Gracias, porque eres para nosotros el consolador; el don supremo del Padre, el agua viva, el fuego, el amor y la unción espiritual.

– Gracias, por los infinitos dones y carismas que, como dedo poderoso de Dios, has distribuido entre los hombres; Tú promesa cumplida del Padre y siempre por cumplir.

– Gracias, por las palabras de fuego que jamás has dejado de poner en la boca de los profetas, los pastores, los misioneros y los orantes. Te bendecimos, porque estas palabras tuyas no han cesado de avivar la llama del amor en los corazones de tus hijos.

– Gracias, por la luz de Cristo que has hecho brillar en nuestras mentes; por tu amor que has infundido en nuestros corazones, y la curación que has realizado en nuestro cuerpo enfermo.

– Gracias, por haber estado a nuestro lado en la lucha, por habernos ayudado a vencer al enemigo; o a volver a levantarnos tras la derrota.

– Gracias, por haber sido nuestro guía en las difíciles decisiones de la vida y habernos preservado de la seducción del mal.

– Gracias, finalmente, por habernos revelado el rostro del Padre y enseñado a gritar: ¡Abbá, Padre!

– Gracias, porque nos impulsas a proclamar: “¡Jesús es mi Señor!”

– Gracias, por haberte manifestado a la Iglesia de ayer  y a la de nuestros días como el vínculo de unidad entre el Padre y el Hijo, objeto inefable de su aspiración de amor, soplo vital y fragancia de unción divina que el Padre transmite al Hijo, engendrándolo antes de la aurora.

– Simplemente porque existes, ahora y para toda la eternidad, Espíritu Santo, ¡te damos gracias!

No se admiten más comentarios